lunes, 20 de junio de 2011

Difícil

A fin de intentar entender la vinculación de las novedades procesales del día jueves en la Causa Papel Prensa con el sorprendente "tsunami ADN" del viernes de Marcela y Felipe, investigué todo lo que pude por otros medios sobre la causa PP en sí, y leí el extenso informe “Papel Prensa - LA VERDAD” Secretaría de Comercio Interior - Ministerio de Economía y Finanzas Públicas - Presidencia de la Nación - Agosto de 2010
que se presenta así (de aquí en más, PP-LV):
"El informe “Papel Prensa- La Verdad” abarca el período que comienza en el año 1969, cuyos episodios más importantes se suscitan durante el transcurso del proceso militar en los años 1976 y subsiguientes, signado por las graves violaciones a los derechos humanos en las que se enmarca lo sucedido también en relación con PPSA".

Como empecé a leer sólo para entender, y terminé armando este posteo, de las cosas que hallé al principio no hay fuente citada (fueron muchas, no guardé registro), pero donde fuí encontrándole la forma, sí he de citar las fuentes.

Recordemos que "...El 26 de agosto de 2010, la presidenta Cristina Fernández presentó el informe "Papel Prensa: La Verdad", elaborado por la Secretaría de Comercio Interior. El mismo cuenta la versión de la familia Graiver sobre cómo los dueños de los diarios Clarín, La Nación y La Razón, en connivencia con los militares, se quedaron con la empresa que elaboraba papel para los medios gráficos".

La causa es la N° 7111/2010, caratulada “NN s/delito de acción pública”, AHORA en trámite ante el Juzgado en lo Criminal y Correccional Federal N° 3, a cargo del Doctor Daniel Eduardo Rafecas.

En mérito a la verdad, primero creí que existiría alguna relación entre la supuesta apropiación de los entonces menores, y la causa. Luego, llegué a la conclusión que no era así, que el problema pasa por otro lado y es de otra índole.

Cronología y sentido de los hechos.


7 de agosto de 1976 "David Graiver —de 35 años de edad— falleció en Chilpancingo (México) en un accidente de avión del que no quedan claras las causas".
2 de noviembre de 1976 "Papel Prensa fue comprada por Clarín, LA NACION y La Razón a Lidia Papaleo. En la actualidad, la empresa suministra papel a 170 diarios del país y está compuesta por Clarín, con 49% de las acciones; LA NACION, con 22,5%, y el Estado, con 27,5%".
14 de marzo de 1977 "Lidia Papaleo vda. de Graiver fue detenida desaparecida ( y torturada). Nunca denunció haber sido coaccionada para realizar la transacción. Testificó ante el fiscal Marcelo Molina que durante su detención en Puesto Vasco y Pozo de Banfield nunca fue trasladada para realizar el traspaso de las acciones de la empresa".
4 de abril de 1977 "...fue trasladada al Pozo de Banfield y allí fue interrogada por el coronel (Oscar) Gallino, quien le preguntaba sobre distintos bienes de su esposo".

Cuando le preguntaron, en octubre de 2010, "...si había vendido la compañía antes o después de haber sido detenida sostuvo:
Yo vendí antes y durante. Seguí saliendo. En la cárcel ya estaba legal, me sacaban y me traían desaparecida para firmar. [...] En una oportunidad fui a una casa donde había dejado las acciones de La Opinión —yo tenía todas las acciones de La Opinión—. Fui a ese lugar con un señor que era mi torturador —si bien eran varios y Darío Rojo, que era uno de ellos, ya murió— y estaban presentes Etchecolatz y Camps".


Aquí se dá una contradicción. Las acciones de "La Opinión" no jugaban en la venta de PP. Es decir, sí salió a vender acciones de "La Opinión", no salió a vender las de PP.

Existe más de una contradicción.
"...El día 26 de agosto de 2010, Papaleo declaró ante los fiscales federales argentinos Marcelo Molina y Hernán Schapiro, que no se encontraba detenida cuando firmó la venta de Papel Prensa, sino que lo había hecho en un clima de fuertes presiones. Acerca de las declaraciones que no se hicieron públicas, el diario Clarín sostuvo que Papaleo no acusó a Magnetto (CEO de Clarín) ni a Mitre (CEO de La Nación), lo que fue luego desmentido por Lidia Papaleo en una entrevista".

Para entender un poco por donde viene la mano, cito a Verbitsky el domingo en Página12: "...No está en duda la brutal presión de la Junta Militar sobre los accionistas para que vendieran su parte de Papel Prensa a los diarios".
Eso es lo que más claro queda, y de ningún modo es un dato menor.
En ningún momento, en las 218 páginas del informe citado a primer párrafo, se desprende que la desaparición, cautiverio y torturas inflingidas tanto a Lidia Papaleo Vda. de Graiver como a los demás miembros de la Flia. Graiver, allegados y colaboradores, haya tenido que ver directamente con la venta de PP.
Tampoco, desde la lógica básica, se desprende que una vez vendida la empresa, tuviera sentido alguno torturar a los vendedores (¿para obtener qué dato? ¿cuál beneficio?), sino que aparentemente dichas acciones, eran tendientes a aclarar / develar el vínculo con los secuestros extorsivos de Montoneros, y el destino final de los supuestos 14/17 millones de dólares que Montoneros reclamaba (se dice) al Grupo Graiver.

De ser así, pese a lo citado en PP-LV "...El Juez Federal, Dr. Daniel Rafecas...advirtió que: “existen distintos elementos que determinan la conclusión de una clara inescindibilidad entre los hechos de privación ilegal de la libertad que tuvieran por víctimas a una serie de personas vinculadas con la firma PPSA y la eventual comisión de ilícitos referidos con la transferencia presuntamente compulsiva de acciones de esa empresa que se encontraban en propiedad, ya sea por sí o por terceros, de la familia Graiver”  
La verdad es que no veo conexión directa de una cosa con la otra. No se refleja en las 218 páginas. Y establecer y demostrar esa conexión sería la única causal de poder encuadrar los hechos en la figura del "delito de lesa humanidad". Tener el cuenta que el resto de los delitos, prescriben.

"Los párrafos que, según los abogados de Bartolomé Mitre y Héctor Magnetto, no figurarían en el dictamen original de Molinas, certificado por la Fiscalía de Investigaciones, afirman que existió “un solo oferente impuesto o elegido por las autoridades nacionales” y que fueron los miembros de la Junta Militar quienes “eligieron ellos mismos como compradores a los diarios Clarín, La Nación y La Razón”. En agosto de 2010 este diario obtuvo en la FNIA una copia no certificada de aquel expediente, en la que tal como dicen ahora Hugo Wortman Jofré y Alejandro Pérez Chada, esos párrafos no figuran. Pero la cuestión es menos simple: el facsímil que el secretario de Comercio Guillermo Moreno entregó a la Secretaría de Derechos Humanos también está certificado, no una sino dos veces". HV, Página12.

Agrega: "... “quedaba acreditado, con otros testimonios concordantes, que al conocerse la muerte o desaparición de David Graiver y la quiebra del grupo, las máximas autoridades nacionales del momento tomaron la determinación de liquidar dicho grupo. Para ello decidieron obligar a los herederos a transferir las empresas. En este caso, la Junta de Comandantes decidió que el Grupo Graiver debía transferir el paquete accionario clase “A” de Papel Prensa S.A., eligiendo ellos mismos como compradores a los mencionados diarios. Una explicación posible es que Molinas haya modificado su propio dictamen, a pedido del entonces presidente Raúl Alfonsín, que le había encomendado la tarea".

Continúa diciendo "... La dificultad probatoria no reside en la presencia o la ausencia de esas pocas líneas. No está en duda la brutal presión de la Junta Militar sobre los accionistas para que vendieran su parte de Papel Prensa a los diarios...Pero aun así, eso no convierte en forma automática a los beneficiarios del crimen en sus coautores según las exigentes reglas del derecho penal". Porque precisamente es eso, no se duda de la presión de la Junta Militar, pero es difícil o casi imposible probar o decir que los compradores incurrieron en un delito de lesa humanidad. Y de ser así, es un delito común y prescribió. Cometieron un delito comercial, fué concretado con amenazas, artimañas y entre bambalinas, pero fué un delito común que según las leyes vigentes, prescribió.
Concluye HV su nota con la para mí frase más importante de todas: "... Y en eso consiste el juego".



PRIMER APRIORI.


Bartolomé Mitre y Héctor Magnetto, junto con otras personas, tomaron provecho de una decisión que bajaba directamente de la Junta Militar, servida en bandeja, probablemente difícil de rechazar. También le fué ofrecida al propietario de La Prensa, Gainza Paz (a través de Magnetto, ver "la fuente"), quien decidió quedar al margen. Lo hizo y no tuvo consecuencias. Esto ratifica solamente que pudieron haberse negado, más no que fueron ni los autores intelectuales, sino materializaron un hecho que venía barajado por otros.
El juego del que habla HV es que no hay aparente modo de demostrar que tanto Mitre como Magnetto como el resto de los involucrados cometieron un delito o un hecho criminal, más allá que fuera un delito en su momento (obviamente, que no fue denunciado y prescribió) y de la condena moral que algunas personas podamos hacer. El derecho penal, como bien dice, tiene exigencias muy precisas.

La fuente:
Dice José Pirillo, el 26 de julio de 2010, en su carta al Secretario de Comercio Interior, Mario Moreno:
"...Recuerdo que Peralta Ramos me dijo que en la compra de Papel Prensa intervino la Junta Militar, quien se la ofreció como negocio, esto vino en relación a que los diarios Clarín, La Nación y La Razón le habían solicitado que hiciera una licitación para que FAPEL S.A. , hiciera una nueva planta de papel. La Junta les pidió tiempo y luego les ofreció que se hicieran cargo de Papel Prensa, que no tomen contacto con los Graiver hasta que ellos les avisen. O sea, es la Junta Militar la que ofrecía el negocio, quienes también se lo ofrecen a Gainza Paz, dueño del diario La Prensa, para formar parte de dicho negocio. Que tanto Magnetto como Peralta Ramos me hicieron saber que el diario La Prensa, no quería intervenir porque había que acordar con la Junta las "condiciones" para ser compradores. Gainza Paz dijo no tener plata y Magnetto le hizo saber que no era necesario tener plata..." (luego aquí viene la explicación de que se obtenía del crédito del BANADE). "...Massera no estaba de acuerdo con que (la) compraran los diarios ya que su proyecto era quedarsela él. En cambio, Martinez de Hoz que no participaba del proyecto de Massera, y estaba de acuerdo con la propuesta de la Junta..."
Pirillo también fué quien dijo en la Asamblea de Papel Prensa:
"...Magnetto me dijo que él tenía suficiente poder como para representar a la señora de Noble porque era el albacea de sus hijos y además él se los había gestionado ante Videla".


SEGUNDO APRIORI.

Resulta evidente el buen negocio que resultaba tentar al ambicioso Magnetto, y al aparente seguidor Mitre, con la compra de la empresa PP. Intentaban desde FAPEL S.A. crear una fábrica de papel para diarios, y no llegaban a concretarlo. La Junta, al orquestar y dirigir la venta de PP, a precio de regalo (8 millones de dólares, pagaderos de las formas más insólitas -ver informe PP-LV-) compran el silencio y la connivencia de los 3 principales diarios argentinos de aquel momento, lo cual practicamente garantizaba su objetivo. Pero los diarios, no se hubieran allando a adquirir la empresa a personas detenidas. Era demasiado. Por eso se concreta primero la venta, y luego la desaparición, que evidentemente no tenía por destino "callar" a nadie, sino otro objetivo: saber si podían conocer el destino de los fondos de los secuestros extorsivos de Montoneros, y quedarse con el resto de los bienes.
Volvemos al punto previo: no hay cómo conectar a los diarios con un crímen de lesa humanidad, menos aún con la posterior desaparación y tortura de varias personas.

De la declaración del Cdor. Rafael Ianover
Fué detenido el 12/04 /1977. La primer pregunta que se le formula cuando se le toma la declaración, es si reconoce una voz que se le hace escuchar procedente de un grabador. Dice no reconocerla, y quien lo interroga insiste en si no la reconoce. Luego le dice que es la voz de Firmenich, a lo que responde, "será Firmenich pero yo no lo conozco".

El Fiscal Molinas, en su investigación, dice: "...“Insólitamente, la Junta asistió impávidamente al enajenamiento de todos los principales bienes del grupo y recién después que ellos fueron transferidos, procedió a detenerlos” e “intervenir los bienes” restantes. “En la práctica la Junta militar ocultó todo lo referente a la vinculación Graiver/Montoneros hasta la finalización de la transferencia del paquete accionario de Papel Prensa".

Tengamos además en cuenta que por decreto y después de una negociación pautada por Alfonsín con el Procurador del Tesoro, los Graiver llegaron a un acuerdo con el Estado y cobraron 84 millones de dólares. Es decir, el Estado reconoció que les fueron quitados bienes en cautiverio.
Y que hubo un líder de la negociación servida en bandeja por la Junta: ese líder fué Héctor Magnetto, quien aparentemente convenció a Mitre, y falló en el intento de convencer a Gainza Paz.
La causa PP hoy vá  contra Mitre y contra aquel líder, Magnetto, hombre anciano y de salud deteriorada, al que difícilmente se le pueda probar un crímen de lesa humanidad.
De ser así, la causa, se cae.


Dice el PP-LV: "Otra vez más, lo suscripto no se trata por tanto de un contrato de compraventa, pues se reproduce la carencia de los tres elementos que destacamos, al relatar el pseudo contrato que ligó a Lidia Papaleo de Graiver con FAPEL S.A.: expresión libre de la voluntad, cosa cierta y precio conteste con lo adquirido... En concordancia con lo expuesto, el Artículo 1198 del Código Civil establece: “los contratos deben celebrarse, interpretarse y ejecutarse de buena fe y de acuerdo con lo que verosímilmente las partes entendieron o pudieron entender obrando con cuidado y previsión”. Nada de ello es lo que ocurrió".
Y siempre se regresa a lo mismo: lo cual no configura un delito de lesa humanidad. Que uno tenga legítimo temor que algo le suceda, no es en sí garantía de nada. Es legítimo, pero nada prueba.

Continúa "...Tanto antes de su llegada al país como después de producida la misma, recibió amenazas de muerte hacia ella y su hija en caso de que no vendiera Papel Prensa. Luego de un tiempo fue citada por el presidente de Papel Prensa, Pedro Martínez Segovia, quien dijo ir en representación del ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz y le comunicó que debía decidirse a firmar la cesión de las acciones de la compañía a un empresario argentino «no judío», por imposición del ministerio. El juez Strassera confirmó también que las presiones recibidas eran muy fuertes por parte de la organización guerrillera Montoneros, quienes reclamaban una deuda de 17 millones de dólares, provenientes del secuestro de Jorge y Juan Born, que David Graiver administraba clandestinamente. Considerando la situación en que se encontraba el país, Papaleo creyó en la autenticidad de las amenazas que había recibido y concurrió junto a los integrantes de la familia Graiver a una reunión nocturna en las oficinas del diario La Nación, el día 2 de noviembre de 1976, en la que fueron distribuidos separadamente.
Allí, según sus declaraciones, el representante del diario Clarín, Héctor Magnetto, le dijo:*Firme, o le costará la vida de su hija y la suya*".

Es obviamente una amenaza concreta en medio de una venta, o pseudo venta, pero otra vez, no es un crímen de lesa humanidad.


CUESTIÓN CENTRAL: La Calesita.

El jueves se conoció el giro de la causa (devolución, pues oportunamente se declaró incompetente, la giraron al Juzgado de Corazza en La Plata, y ahora regresa a Capital, al mismo juez que se declaró oportunamente incompetente) al Juzgado de Rafecas. Hallar datos y pruebas suficientes para involucrar a Mitre, Magnetto y demás en un delito de lesa humanidad, pinta al menos arduo y difícil, no por falta de pruebas, sino porque no existe modo de involucrarlos en esa figura legal. Ya lo intentó el Fiscal Molinas, y no pudo.
Los únicos que podrían ser involucrados realmente en la causa bajo la figura de "crímen de lesa humanidad" son aquellos que ofrecieron a los compradores la empresa PP.
Decía Irina Hauser, en Página12, Agosto de 2010:
"...El dictamen, finalmente, acusa a los dictadores Jorge Rafael Videla, Emilio Massera y Orlando Agosti, a Martínez de Hoz y al secretario Raymundo Podestá por los delitos de encubrimiento, abuso de autoridad, incumplimiento de sus deberes y administración fraudulenta. Propone que se revoquen parte de los convenios por los que se reparó patrimonialmente a los Graiver y gira las actuaciones al Poder Ejecutivo, para que haga su propia investigación. En cuanto a los tres diarios, Molinas concluye que no tiene pruebas para incriminarlos y que, hasta ese punto, aparecen como compradores *de buena fe*"

EPÍLOGO.

- Dijo en su momento el Dr. Rafecas: "José Pirillo... reprodujo dichos que atribuyó a Héctor Magnetto, según los cuales el nombrado –que sería albacea de Felipe y Marcela Noble Herrera- habría gestionado ante el general (Jorge Rafael) Videla la obtención de dos chicos, aunque ignora el testigo si se trataba o no de quienes fueron adoptados por Ernestina Herrera de Noble".
- El jueves 16 de junio, la CFALP decide el giro -devolución- de las actuaciones, por incompetencia del Juz. Fed. Nº 3 de La Plata, al juzgado de origen en Capital, a cargo del Dr. Rafecas, quien se había declarado incompetente.
- El viernes 17 de junio, los NN aka Marcela y Felipe deciden voluntariamente entregar muestras de ADN y cotejarlas con todo el Banco Nacional de Datos Genéticos.
- Existe un conflicto político entre el CEO del grupo Clarín -y el Grupo en sí- y el Gobierno nacional. Hay desavenencias, posiciones distintas entre el gobierno y el grupo, lo cual configura un enfrentamiento que económicamente perjudica al Grupo, y políticamente, al Gobierno.


A buen entendedor pocas palabras, que cada uno llegue a la conclusión que quiera.

Esta vez, yo me abstengo de emitir opinión.

Nota importante: como no comencé a investigar esto con ninguna posición tomada, el posteo no tiene tendencia alguna. Tomé todos los datos que me parecían importantes, y los fuí separando.
Me quedó claro que:
a) el cautiverio no tuvo necesariamente que ver con PP.
b) no hay pruebas concretas que permitan establecer que los dueños o representantes de los diarios cometieran un delito de lesa humanidad.
No me queda claro, pero tengo fuertes dudas sobre
c) la relación entre Magnetto, la apropiación de los dos NN y la Junta.
d) que la causa PP no está escindida de la apropiación de los NN.


El posteo, llega hasta aquí. 

Abajo, hay temas interesantes que dado que los hallé en el camino y que refuerzan lo expuesto, me parece aportan mucho pero no son de imprescindible lectura. Todos ellos corresponden al informe "Papel Prensa - La Verdad" . Los formulé como preguntas para poder entender qué dato brindan.

=====================================

¿Cómo se "hace" el Grupo Graiver de Papel Prensa?

El 19/04/71, por Resolución Nº 1.013, la SECRETARÍA DE INDUSTRIA Y COMERCIO INTERIOR dispuso llamar a concurso público internacional de proyectos para la instalación de una o más plantas de papel prensa (papel de diario) de acuerdo al Pliego aprobado por el Decreto Nº 43/71, a partir del 20/04/71, por el término de 180 días. La apertura del concurso debía realizarse el 18/10/71.

El 03/03/72 se dictó el Decreto Nº 1.309, en virtud del cual, luego de considerar el PEN que ningún oferente reunía los requisitos del pliego, rechazó las ofertas, declaró desierto el concurso y en el mismo acto aceptó una propuesta de mejora efectuada por uno de los concursantes al margen de las condiciones estipuladas y fuera de los términos establecidos.

El 06/10/72, por Decreto Nº 6.956 se aprobó el contrato con PPSA, quien debía reformar antes su Estatuto Social.
2) GALERÍA DA VINCI S.A.C.I.F.I.A.
La incorporación del “Grupo Graiver” como accionista de Galería Da Vinci S.A.C.I.F.I.A. tiene lugar a partir del 17/04/75 (Asamblea General Ordinaria), con la totalidad del capital.
Las acciones de Galería Da Vinci en PPSA devienen de la transferencia de acciones de fechas 20/03/75, 16/04/75 y 02/01/76 que le efectuaran Ingeniería Tauro S.A., Ing. César A. Doretti e Ing. Luis Rey, respectivamente. Ver Capítulo VI – XVI acápite B.
Las acciones que David Graiver poseía en Galería Da Vinci S.A.C.I.F.I.A, una vez fallecido éste (07/08/76), fueron denunciadas por sus derecho habientes en su juicio sucesorio (Autos: Graiver, David s/ Sucesión), en la ampliación de inventario de fecha 02/12/76 (fs. 55/56). Ver Capítulo XIV.
Le empresa de referencia fue intervenida en fecha 16/05/1977, recayendo la designación de Veedor-Interventor en el Vice-Comodoro Miguel A. de Anquín.
Los socios fundadores de PPSA, señores Cesar Doretti, Luis A. Rey e Ingeniería Tauro S.A.I.C.I.F celebraron convenios de venta de sus acciones con la empresa Galería Da Vinci S.A.(Muy interesantes datos sobre Ingeniería Tauro y Luis Rey, aquí)

¿Qué era "FAPEL S.A."?
La sociedad denominada “FÁBRICA ARGENTINA DE PAPEL PARA DIARIOS, SOCIEDAD ANÓNIMA, FAPEL”, fue constituida mediante Resolución I.G.P.J. Nº 441 de fecha 12/02/7655.
Socios fundadores:
1.- Sociedad Anónima La Nación;
2.- Arte Gráfico Editorial Argentino, Sociedad Anónima;
3.- La Razón Editorial Emisora Financiera, Industrial, Comercial y Agropecuaria;
4.- Héctor Horacio Magnetto;
5.- Dr. Bernardo Sofovich;
6.- Patricio Peralta Ramos;
7.- Sergio José Peralta Ramos;
8.- Marcos Peralta Ramos;
9.- Hugo Fernando Peralta Ramos;
10.- Ernestina Laura Herrera de Noble.


¿Qué compra FAPEL S.A.?
FAPEL S.A. aparecía comprando Papel Prensa S.A.

¿Quien/es firman la venta de Papel Prensa S.A.?

Por Sucesión de David Graiver:
i. Juan Graiver,
ii. Eva Gitnacht de Graiver ,y
iii. Lidia Papaleo de Graiver, ésta última ejerciendo la patria potestad de su hija María Sol Graiver y en su carácter de administradora judicial de la sucesión de David Graiver.

Por FAPEL S.A.: Dr. Manuel Benito José CAMPOS CARLÉS


¿Quienes estaban presentes?

i. Dr. Héctor MAGNETTO;
ii. Dr. Manuel Benito José CAMPOS CARLÉS;
iii. Dr. Bartolomé MITRE;
iv. Dr. Bernardo SOFOVICH.


¿Por qué FAPEL S.A. compra Papel Prensa S.A., y no los 3 diarios?
"El hecho descripto precedentemente no podría haberse llevado a cabo, sin la existencia de FAPEL S.A., como empresa vehículo de los tres diarios, una empresa vacía, sin ninguna otra finalidad que disponer de un “sello de goma” apto para intervenir en la apropiación que finalmente consumaron, dado que de esa manera FAPEL S.A. era la única responsable.
Posteriormente y en muy breve plazo cedería lo comprado a quienes efectivamente debían ser los adquirentes, S.A. LA NACION, LA RAZON y ARTE GRAFICO EDITORIAL ARGENTINO S.A., quienes de esta forma aparecerían no sabiendo nada por no haber participado de dichos ilícitos. Por lo tanto, como lo manifestó José Pirillo en sus declaraciones, estos eran compradores de buena fe y a ellos no les era oponible ninguna operación previa por ilegítima que fuera".


¿Qué es la "buena fé"?
"Pero hete aquí, que la buena fe es un principio general del Derecho consistente en un estado mental de honradez, de convicción en cuanto a la verdad o exactitud de un asunto, hecho u opinión, o la rectitud de una conducta. Muy lejos estaban de cumplir con este principio.
En concordancia con lo expuesto, el Artículo 1198 del Código Civil establece: “los contratos deben celebrarse, interpretarse y ejecutarse de buena fe y de acuerdo con lo que verosímilmente las partes entendieron o pudieron entender obrando con cuidado y previsión”. Nada de ello es lo que ocurrió".


El relato según el informe:
"A los fines de una mayor comprensión, enunciaremos la actuación desempeñada por cada uno de los que contribuyeron mediante el uso del poder político, la fuerza bruta y los manejos inmorales, a la apropiación de las acciones de PPSA, mediante la toma del control societario.
La Junta Militar, se “ocuparía” de los propietarios de las acciones clase “A”: el Cdor. Rafael Ianover, los Graiver y las autoridades de Galería Da Vinci S.A. para que suscribieran las transferencias de venta. También avalaría cualquier acción que fuera necesaria, así como el más profundo silencio de los mismos sobre todo lo ocurrido.
Para concretar la situación descripta, sólo había que amenazar, amedrentar o coaccionar a los vendedores, hasta tanto se efectuaran las suscripciones y luego ejecutar las amenazas prometidas (Nota mía: esto último, no resulta ni coherente ni necesario).
Posteriormente, vendría la siguiente etapa, que consistía en la aprobación de las transferencias efectuadas mediante el llamado a una Asamblea, siendo necesario que Fapel S.A., quien debía aparecer como compradora, transmitiera a los diarios las acciones adquiridas y desapareciera.
También había que garantizar, que en la Asamblea que aprobara las transferencias, se ocultara a Fapel S.A., es decir, debía consumarse el complot ya pactado.
Así, las acciones del “Grupo Fundador” pasarían a Galería Da Vinci S.A., luego “mágicamente”, se aprobaría que un vendedor, “alguien oculto”, directamente las transfiriera a los tres diarios. De esta manera, Fapel S.A. desaparecía, asumía su accionar de mala fe, y deslindaba toda responsabilidad de los tres diarios, por la operación.
No obstante el respaldo brindado a tamaña tropelía, la Junta Militar imponía sus exigencias, las que fueron establecidas en el Acta N° 14 del 2 de diciembre de 1976, Anexos I y II.
En el Anexo I, de fecha 2/12/1976, se fijaba:
5) hacer saber a los diarios que debían ceder el 49 % a los diarios del interior.
En el Anexo II de fecha 15/12/1976, se da cuenta de lo siguientes hechos:
2) que habiendo sido informados los diarios de lo resuelto por la Junta Militar en el Acta citada y sus Anexos, le hicieron saber a esta su voluntad de no compartir las acciones con los diarios del interior, para no debilitar la conducción, tampoco cederían al señor Rey, los derechos sobre Fapel S.A. en la licitación que esta ganara, pero sí podrían desistir de dicho proyecto;
"Todo ahora estaba en orden, sólo quedaba cumplir con lo que ambos habían pactado, la Junta Militar al callar las voces de sus verdaderos dueños y los diarios ocultar uno a uno los delitos, los secuestros, las matanzas, las torturas instauradas durante los siete años en los cuales la Junta Militar amordazó al pueblo argentino y se cobró con la vida de 30.000 muertos y desaparecidos. Pero eso sí, debían difundir que la Argentina era humana y derecha.
Para hacer público tamaño acuerdo y amedrentar a la opinión pública, los diarios publicaron la siguiente solicitada: "Solicitada de los diarios La Nación, Clarín y La Razón del día 19 de mayo de 1977. (página 182 del informe citado)"

"...En tercer lugar, señalamos que todos los hechos desarrollados en la presente investigación, encuentran respaldo en la voluminosa documentación, que se encuentra agregada en el Expediente N° EXP-SO1: 0112832/10, y permite demostrar que la señora Lidia Elba Papaleo de Graiver, Juan Graiver, Eva Gitnacht de Graiver, Isidoro Graiver, Cdor. Rafael Ianover, Lidia Brodsky de Graiver y Jorge Rubinstein, más allá que este último falleció en cautiverio, fueron privados ilegalmente de su libertad de decisión, y finalmente de su libertad ambulatoria, encuadrándose los mismos en la figura del delito de lesa humanidad". (nota mía: No se puede probar  que fueran ilegalmente privados de su libertad de decisión. La privación de su libertad ambulatoria, parece ser harina de otro costal y haber tenido otra motivación).

19 comentarios:

Sujeto dijo...

Hola Almita
Monumental laburo es el que nos ofrecés. Creo que, por su extensión y complejidad, debo leerlo un par de veces más, pero es una maravilla.
Da gusto ser lector de tu blog.
Un Fuerte Abrazo

Moscón dijo...

¿Ayudame que te ayudo? No me gusta mi conclusión.

Almita dijo...

Sujeto: gracias. Es para leerlo varias veces. Y si bien lo hice a conciencia, quizás se me escapó algo.

Moscón: A mi tampoco me gusta mi conclusión. Es difícil. Pero la historia está plagada de precios a pagar.

Abrazo a ambos.

Daniel dijo...

Impresionante, casi que no lo puedo creer. Esto no sería posible de probar.
El asunto de la identidad de los nietos a como está.
Cablevisión sigue operando como si nada y sigue llevándole la delantera a Telecentro de taquito.
No hay visas de desinversión.
Desolador.
Si, si, la decadencia, la disminución de ventas.
Pero si después de 20 tapas sobre lo mismo, como si en el país no ocurriera otra cosa, te siguen comprando y leyendo!!!

Almita dijo...

Daniel: a mi me impresionó bastante, y te aseguro que podés vos mismo leer el informe, y no creo llegues a otra conclusión.
Por la tarde se me ocurrió que quizás hay otra alternativa, y es que los NN aka Marcela y Felipe se hayan hartado realmente de hacerle el juego a Magnetto -por un tema exclusivo entre ellos, donde conocer su identidad no tiene un soto que ver, sino es funcional a llevarle la contra-, más al ver el nuevo giro de la causa PPSA, y con la supuesta gravedad del estado mental de Ernestina.
A mí por lejos lo que más me impactó, fue entender que ni a gancho pueden agarrarlos por un "crimen de lesa humanidad". O sea, que la causa PPSA salvo que se modifique el código penal procesal, no tiene destino alguno. O el destino que tiene es un juez intentando pasar un camello por el ojo de una aguja.
Lo segundo, entender que más allá que me afecta mucho escuchar o leer a Lidia Papaleo, y las cosas siniestras que vivió, no se puede establecer bajo ninguna premisa lógica la conexión entre una cosa (la venta de PPSA) y la otra (desaparición, cautiverio y tortura).
Les vendieron PPSA a precio de remate, ni siquiera "salieron a comprarla". Aprovecharon la oportunidad, negociaron el pacto "una mano lava la otra y las dos se lavan juntas". El crimen de amenazas y coacción que cometieron (en banda, daría hasta para asociación ilícita) prescribió para las normas legales vigentes, y salvo que las modifiquen, es injuzgable.
Fué un excelente negocio, que los dejó espectacularmente posicionados a futuro, más a Clarín que a La Nación, por el paquete accionario.
En el camino Magnetto negoció la entrega de dos niños directamente con Videla. Es el único costado por donde se lo podría agarrar.
Desolador porque uno convive con quien sigue comprando, leyendo, viendo tv y escuchando radio.
Abrazo.

Jorge dijo...

Tan completo, que todavía no lo leí todo. Te marco algo del principio: la llevaron a vender La Opinión, aunque no entraba en PP, porque ese era el accionar sistemático. Se secuestraba a empresarios y estando ellos dentro, los militares actuaban de gestores. El problema es que las causas están desperdigadas: una sub-causa, un desprendimiento de PP es el caso del Banco de Hurlingham, por ejemplo, que lo tenía Rafecas desde hace años. La orden era apropiarse de todos los bienes de los Graiver. Un grupo de empresarios comnpra barato el banco, y hacen con los compradores lo mismo que con Lidia Papaleo: los secuestra Guglielmineti, caen en Campo de Mayo, los torturan, sólo los dejan en libertad cuando largan los bienes. No recuerdo bien, y quizás me equivoque, pero los bienes de La Opinión pasan a Tiempo Argentino dirigido por un Burzaco. Luego la sigo.

Almita dijo...

Jorge: comprendo lo del accionar sistemático. Pero a los efectos de la causa PP, que la hayan hecho firmar o buscar o lo que sea de La Opinión mientras estuviera en cautiverio, no aplica. Queda claro del total de la data que querían hasta los calzoncillos de Graiver. Pero no pueden meter eso en la causa PP, o al menos, en lo que involucra a Mitre y Magnetto. Seguimos.

(No tuve margen para la brevedad, por eso es tan extenso. Entre que no soy breve, y que si no citás cosas no queda claro, no quedó otra que hacer este ladrillo, que atenta contra que lo lean, encima)

Anónimo dijo...

hay otro punto, naturalmente alejado de la cuestión "lesa humanidad", pero que debería hacer caer la venta de PP.
La venta que realiza la viuda Graiver debía ser aprobada por el juez de la sucesión de su marido. Porque hay una menor en el medio (heredera también). Esa autorización nunca existió.

Almita dijo...

Anónimo: así es
"La venta que realiza la viuda Graiver debía ser aprobada por el juez de la sucesión de su marido. Porque hay una menor en el medio (heredera también). Esa autorización nunca existió".
Pero también prescribió. Y la entonces niña, hoy adulta y abogada, no presentó reclamo alguno.
Saludos.

jorge dijo...

Otra vez impresionante racconto.´

Yo también creo que por más que "se sepa" que Magnetto y Mitre fueron parte de esos crímenes de lesa humanidad, faltan lazos para probarlo.

Igualmente creo que hay un punto donde puede estar el lazo, y que a mi modo de ver se interpreta parcialmente en tu análisis.

Cuando Lidia Papaleo declara:

"Yo vendí antes y durante. Seguí saliendo. En la cárcel ya estaba legal, me sacaban y me traían desaparecida para firmar. (...) En una oportunidad fui a una casa donde había dejado las acciones de La Opinión (...)"

Vos concluís que

"Aquí se dá una contradicción. Las acciones de "La Opinión" no jugaban en la venta de PP. Es decir, sí salió a vender acciones de "La Opinión", no salió a vender las de PP"

Cuando claramente no es así.
Lidia declara que entraba y salía, y a una de esas veces salió a vender acciones de La Opinión.

No hay contradicción y no quita la posibilidad de que las otras veces pudiera haber "salido" a vender o firmar cosas relacionadas con Papel Prensa.

Tal vez en la causa eso esté ampliado o habría que ampliarlo, porque es un punto vital para saber si los sres Magnetto y Mitre fueron partícipes de la comisión del delito de lesa humanidad.

Saludos y gracias por la información, es oro.

Almita dijo...

Jorge, gracias otra vez, y de nada, si no compartimos nosotros, no sirve.

Sobre tu punto, vos decís "...No hay contradicción y no quita la posibilidad de que las otras veces pudiera haber "salido" a vender o firmar cosas relacionadas con Papel Prensa. Tal vez en la causa eso esté ampliado o habría que ampliarlo..."


Según el informe "PP-LV", la venta total se concreta el 2 de noviembre de 1976, y a ella la ponen en cautiverio en abril de 1977.
Ojalá dieran las fechas, pero al menos de lo que uno pudo acceder, no dan.

Luego decís "... porque es un punto vital para saber si los sres Magnetto y Mitre fueron partícipes de la comisión del delito de lesa humanidad". Así es.
Varios blogs (no yo) han tocado últimamente el tema de que circunscribir los delitos de lesa humanidad a las "heridas" sufridas en carne propia, y no a los delitos económicos, en el caso de nuestro país, es incompleto.
Parece que esta causa, es una de esas incompletudes.

Ojalá haya algo más en el expediente. Si así fuera, tené en cuenta que el Fiscal Molinas, no lo encontró. Y lo laburó a fondo.

No deja de ser llamativo (y hasta admirable) el nivel de la estrategia trazada en su momento por la Junta y sus secuaces civiles (léase Martinez de Hoz y demás), su nivel organizativo y su agenda. Hay que reconocer que era impecable. No dejaba cabo suelto.

Saludos.

Jorge dijo...

No critiqué su extensión. Al contrario. Es posible que el caso La Opinión no aplique, como decís, pero -sin conocer los detalles de lo procesal- me parece que de la causa madre Papel Prensa se desprenderán varias otras porque es el mismo grupo de civiles y militares el que actúa así. No sé muy bien si llamarlo "sistemático", pero es lo de menos.

Almita dijo...

Jorge: no lo tomé como una crítica, a mí no me gustó que saliera "tan largo", pero no había otra opción. Estamos de acuerdo en lo otro. Veremos hasta dónde pueden llegar.
Y veremos también si esto no es como ya dije largarle la mano a Magnetto y tomar las riendas de la conducción del monopolio. Existen tantas probabilidades no descabelladas, que varias resultan posibles.
Lo que si creo es que esto no viene por el lado de hacer tongo con el adn, ni con las muestras. Viene por algún vericueto del poder que uno no tiene acceso a comprender porque desconoce los datos.
Saludos.

Anónimo dijo...

la sucesión sigue abierta, en ese sentido hay proceso abierto para el reclamo.
Aunque es cierto que si la principal interesada no demuestra voluntad, no hay mucho que hacer.

/Chris dijo...

El crimen de lesa humanidad no puede ser cometido por los diarios.

En todo caso, los dueños de aquellos pueden ser encontrados partícipes necesarios, cómplices o miembros de una asociación ilícita q los planeó y llevó a cabo.

Almita dijo...

Anónimo: La sucesión sigue abierta, y como bien decís, "si la principal interesada no demuestra voluntad, no hay mucho que hacer".

/Chris: No, el crimen es cometido por los dos (hasta el momento) "denunciados" (no está ni procesados, ni imputados) Héctor Magnetto y Bartolomé Mitre. La figura de la asociación ilícita me encantaría, pero lamentablemente, no sé si encuadrará.

Saludos a ambos

/Chris dijo...

Almita, un crimen de lesa humanidad no puede ser cometido por particulares sino por el Estado o sus funcionarios. Justamente por ello lo q se busca probar, en relación a Magnetto y Mitre, es el grado de complicidad, de participación si es q las hubo.

Sds.

Almita dijo...

/Chris: y, si van por esa opción, dudo que puedan afianzarla. Muy DIFICIL.
Un abrazo

Anónimo dijo...

muy interesante y muy elaborado tu post, citando fuentes y todo. Faltan algunas cosas, como ver porque la hija de Graiver no tiene contacto con su madre http://www.lanacion.com.ar/1298578-la-hija-de-graiver-no-avala-a-su-madre

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...