jueves, 17 de junio de 2010

Los cuzcos y la política

Existen perros de raza, y hay perros mestizos, que algunos los llaman "cuzcos". La diferencia fundamental entre ambos tipos de perros, es que los perros de raza tienen ciertos parámetros de comportamiento y morfología previsibles, siendo que los cuzcos no los tienen.
Tomemos un ejemplo: si tenemos niños, no deberíamos tener un Rotweiller, o un Dachshund (salchicha). El primero, por su carácter pero también por su morfología, peso y tamaño; el salchicha, por su humor, el cual es más apto para convivir con adultos que con niños (es muy poco paciente, experiencia personal). El salchicha se lleva genial con adultos y ancianos, a quienes se aliena por completo, pero con los niños, es un intolerante. A la mínima molestia, tira el tarascón.
Si somos muy cuidadosos de nuestro hogar, un cocker puede hacernos la vida imposible rompiendo cosas, con ese ánimo exaltado que posee. Y así todas las razas, las cuales reitero, sabemos cómo evolucionarán de cachorros a adultos, tenemos una idea de cómo se han de comportar, y qué reacciones pueden tener.
Se puede decir que los perros de raza, tienen una doctrina mínimamente esperable, un temperamento y carácter algo previsible.
Ya llegamos a la política, un piquitín de paciencia.
Cuando encontramos un cuzco en la calle, y nos lo llevamos a casa, es chiquito. No tenemos ni perra idea si será grande, o chiquito, de buen o mal humor, con una dentadura que asusta o con 3 dientitos chiquitos, si será de pelaje largo y nos llenará la casa de pelos, o será de pelaje corto. Es un enigma el cuzco. No sabemos tampoco si es adecuado a nuestros usos y costumbres, no sabemos nada.
Hasta acá, los perros.
Y ahora, la política.
Podemos tener una mínima idea de cómo responderá un kirchnerista ante x tema. Y un UCR -a veces, ahí tenés un imponderable, Cletito, o una no tanto, Lilita-, un PO, y un PTS, o un PSD. Ahora, ¿cómo reaccionan los cuzcos de la política?
¿No es acaso Macri un cuzco, comparado con Felipe Solá, uno de esos cuzcos que se manda cagada tras cagada? -no estoy defendiendo a Felipe Solá, pero como el siberian husky, no puede evitar pelearse con otros perros, es bastante previsible lo que vá a hacer-

¿Y De Narváez, no es un cuzco de aquellos, ese que lo llevás a casa pensando que es un tierno cachorrito, y termina siendo una bestia que te destroza todo a su paso, y no te dá cinco de bola cuando intentás refrenarlo?

Ayer leí una nota de Página 12 que me llevó a pensar esto. Decía en parte: "... Mauricio Macri y Francisco de Narváez tienen muchas cosas en común. Los dos llegaron a la política desde el mismo grupo social. Los dos son hijos de empresarios, los dos se presentaban como la renovación de la política, renegaban de la clase y de las prácticas políticas y se autoerigían en sus superadores. De alguna manera, ese discurso heredaba el viejo desprecio de las oligarquías por la política y los políticos, muchos de los cuales funcionaron como sus empleados".

De Narváez con el denominado "Peronismo Federal". Pedazo de cuzco.
Pero ellos no lo llaman "cuzquedad", lo llaman "nueva política".
Macri colgado del pincel con la causa de las escuchas, sigue como el cuzco que imaginaste era un tierno cachorrito rompiendo las cortinas del living y embarrando el sillón. Es un cuzco que hace lo que se le canta, y si le pegás un sopapo, a los cinco minutos, vuelve a hacer la misma macana.
Gasta guita a lo loco en entrenador, pero no puede con su genio, no corrige.

Que quede claro que no estoy en contra de los perros cuzcos. Sí, un día aprendí que si quería tener un perro de raza, primero tenía que leer sobre esa raza, y ver si yo podría llevarme bien con él. Así fué que mientras no tuve hijos tuve un salchicha, y cuando llegaron los niños, tuve un scottish terrier, que disfruta de la compañía de sus más allegados y se lo pasa bien jugando con los niños. Es testarudo pero, en realidad, obedece cuando corresponde. No es un perro totalmente sumiso, pero conoce perfectamente los límites que no hay que sobrepasar.


Para la política, prefiero los políticos de raza. Al menos sé lo que puedo esperar de cada uno de ellos, dentro de ciertas variables, y aún considerando los imponderables.
No me gustan los cuzcos. Jamás le pondría un voto a un cuzco, totalmente impredecible, sin doctrina alguna, sin antecedentes ni historia, carentes de ideologías -políticas, al menos-, que no comprende el espíritu de grupo, sin proyecto social ni objetivos comunes.

Al no pertenecer a una raza conocida, valorada, estandarizada, no se puede preveer su posible evolución, comportamiento, sus "puntos fuertes", y sus "puntos débiles".


Dos patrones de conducta comunes a los dueños de perros cuzcos y a los votantes de los cuzcos:
a) siempre están orgullosos de que sea un cuzco, y no de raza o pedigree;
b) ambos insisten en que son únicos e irrepetibles porque
b1) no sufren degeneraciones por consanguinidad, en el caso de los perros,
b2) no sufren degeneraciones políticas por no haber estado en la política, cuando los que hablan son los votantes.


Y peguen, todos los que tienen adorables cuzcos, peguen, pero cuando superen la cosa afectiva con su perro, diganme si no es así.

Yo también tuve 3 cuzcos; Coqui, Duque y Coqui II. Y los quise mucho.

4 comentarios:

Columna Norte dijo...

Jajaja, muy bueno aunque pobres perros compararlos con Maurizio...
Saludos,
Ikal Samoa

Almita dijo...

Pero no me digas sin no es un cuzco sacado... a mi me hace acordar al Coqui II, que murió el 25 de mayo de 1971, bajo las ruedas de un taxi. El tipo adoraba correr taxis, intentando morderle las gomas.
Éste, corre trapitos, es lo mismo.

Javier dijo...

Raza= conviccion?
Raza = ideologia?
Raza = Lealtad?
Raza= ?

Le voy a preguntar a mi hermana que estudiaba veterinaria labura en un laboratorio veterinario sobre los Cuzcos

Un abrazo

Almita dijo...

es una metáfora la raza... no lo tomes linealmente.
Y la palabra "raza", tomala con pinzas.
;)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...