domingo, 10 de agosto de 2008

No pertenezco a la religión Teneísta

Yo soy parte de los famosos "desinformados". No veo tv de aire, lo que veo de tv de cable son series o sitcoms o prime time extranjeros, o daily lates shows.
Nunca ví el Baile del Caño, ni sé quienes son las actrices de las que escucho hablar, y sé quién es Nazarena Velez pero recuerdo haber visto algo sobre ella hace casi una década.
No sé bien cómo vá el conflicto de "El Campo", sé que Rusia está en guerra con una parte de Georgia, que Cobos es el Vice (cómo no saberlo...) y que dicen que dicen que Cristina se hizo otra cosa en la cara (pero la verdad, no me importa, que se haga lo que quiera, es su cuerpo).
Y es desde la desinformación donde me paro, y digo: hay una adicción a la información. Hay muchas personas adictas a la información. Religiosamente adictas.


¿Y por qué digo esto? porque una religión es aquella fé a la que se adhiere y no se pone en duda ni se cuestiona. Se cree. Es una cuestión de fé. Se cree o no se cree, y se acabó. Y ella nos promete la salvación. Es decir, esa fé tiene la forma o modo en la que hemos de salvarnos. Nos promete ALGO.
Existe una que encabeza el ranking, oprobiosamente. Es como una religión, como la religión los actores de Hollywood, la Cienciología, pero se llama TENEISMO.
El Teneísmo es mortífero. No es monoteísta, es politeísta, y los dioses vendrían a ser los locutores. Ofrece una salvación, que es confiar y creer en que todo lo que TN dice, es verdad de fé. Y que si uno cree como TN, se vá a salvar (no se sabe bien cómo, pero se vá a salvar).
Se levantan y encienden TN, y se duermen con el tv en sleep viendo TN. A falta de verlo en casa, que bastaría y sobraría como religión posible, no entiendo por qué (porque juro que no lo entiendo), uno vá a organismos OFICIALES (Afip, Anses, Ministerios provinciales, hasta la comisaría!!!) y tienen puestos en los tv de cortesía y supuesto entretenimiento, el canal TN.

Aquí en La Plata, los organismos que menciono, sumados los prestadores de servicios diversos (laboratorios de análisis bioquímicos, centros de diagnóstico por imágenes, los hospitales Italiano y Español, todos los bancos privados), TIENEN PUESTO TN.


El adicto/creyente (porque reitero, es como una religión, si lo dice TN es palabra santa, son los 2.000.000 de mandamientos), no puede estar sin ver TN. Y a mí, me jode, porque no quiero ver TN mientras espero nada. Pero me penetra, porque ponen la imagen, el sonido, y como si fuera poco, ese teleprompter debajo de la imagen que si no miro para el suelo, no me queda otra que verlo.
O sea, la gente sufriente que concurre al hospital, vé más gente sufriente pero a través de la pantalla. El goce en estado puro. Muramos, muramos todos y ya mismo y de la manera más sufriente posible!!!


Peor indudablemente es la situación de Anses, o de la Afip, o del Ministerio de Economía, donde vulgarmente dicho, propalan la voz del enemigo. TN emprende contra el gobierno, y ellos, alegremente, ponen TN. Esa es la que menos comprendo. Es como una forma de quintacolumnismo mediático. Es como si un cura párroco católico apostólico romano permitiera que un Testigo de Jehová diera el sermón de la misa, mientras él permanece callado.
No sé, pongan un canal de desinformación sobre la naturaleza, o Discovery Channel, o Utilísima, o de últimas, un canal de dibujitos animados. Pero no TN, por favor, no. Pongan "Venus" cosa que la gente se distraiga muchísimo e interactúe en las sillitas azules de la Afip, protagonizando una orgía de contribuyentes, que al tocarles el turno entreguen los papeles en un estado nirvanesco y con la mitad de las prendas aún sin poner, aunque sea.


Hace poco, y por primera vez en años, viajé en micro local y había arriba del chofer... un teleprompter de TN. Me sentí cercada, ahogada, influída, estrangulada.


Los seguidores (¿se dirá seguidores?) consideran a los locutores de TN como una especie de pastores de Iglesias Evangélicas. Yo veo a los menganos en la pantalla, y me parece estar viendo al Pastor Giménez. Encima, como he podido apreciar en esos lugares donde me he visto obligada a escucharlos, cometen errores garrafales de semántica, sintáxis, se comen las eses y algunos son un show de "las jalgas y los jongos" (costumbre del interior de nuestro país, que yo también he tenido por ser del interior pero que superé SIN SER LOCUTORA) que consiste en anteponer a las vocales una "jota" pronunciada. Ejemplo: "Laj casa jardían en llamas y fuéj en vano el jaccionar de los bomberos" - que en castellano argentino medianamente neutro sería "Las casas ardían en llamas y fué en vano el accionar de los bomberos"-.
Se escuchan comentarios:
"¡Qué bien dice las cosas este muchacho...!" "¡Santo tendría que ser Presidente, ese sí que la tiene clara!" (Santo viene a ser Santo Biasatti, pero como estamos en familia, le decimos "Santo").
En Anses, donde concurro algunas veces por cuestiones laborales, me provoca tristeza ver a medio centenar de ancianos sentados mirando absortos las pantallas, mientras se agarran la cara con ambas manos y comentan entre ellos lo horrendo de la noticia exhibida. Luego, aparece el locutor que con cara de circunstancia hace algún comentario obvio y trillado, y asienten con las cabezas. Por favor, que alguien libere a esas personas tan cercanas a la muerte de más padecimiento que esa ineluctable certeza.

Resulta paradójico que exista una vertiente cultural denominada ATENEISMO, que si jugamos con las palabras, vendría a ser la antagonista del TENEISMO, dado que si aplico como prefijo la letra "a", expreso negación o privación. Pero resulta no ser simplemente un juego de letras, o una asociación libre mía; es un hecho, y tanto, que a mí me asusta la coincidencia.


El culto a Atenea -protectora de las artes y las ciencias en la Grecia Antigua- es el foro en el que se formaron los llamados "Ateneos", con la intención de relacionar a hombres y mujeres con el saber. Un mensaje universal, dirigido a interrelacionar saberes de todas las índoles.
Un espacio de discusión e intercambio, público, estructurado a partir de un caso específico y su análisis, lo que sería un abordaje multidisciplinario y profundo de un problema que nos ocupa. Una instancia de debate, de autorreflexión, todo ello basado en un posicionamiento de cooperación e intercambio de ideas. Un lugar donde descubrir preocupaciones reales, propias y ajenas, donde la mirada se eleve y permita una visión más objetiva de la problemática a encarar, con perspectivas distintas.


El "Teneísmo" es precisamente lo opuesto al "A-Teneísmo".
Un espacio de emisión sin intercambio posible, público, estructurado a partir de miles de casos inespecíficos sin analizar, largados así, como vienen, "escupidos" casi, para abordar de la manera más superficial posible miles de problemáticas a un propio tiempo. Una instancia de monólogo, sin debate posible, de irreflexión (todo tan masticadito y hecho papillita fácil de digerir), basado en un posicionamiento de desinformación y creador de una idea única e imperial, la monoidea. Un lugar donde generar la agenda sobre cuáles deben ser las preocupaciones irreales, y dejar de lado las reales. Un lugar donde la mirada sea fija, hipnotizante, idiotizante. Una visión absolutamente subjetiva de las problemáticas, con una monoperspectiva: la de los intereses del grupo multimedia Clarín.


Ellos, que hablan siempre de las adicciones, no hablan precisamente de la más peligrosa adicción: la adicción a ellos.

1 comentario:

Herni dijo...

Me parece un despropósito que semejante pedazo de post no tenga comentarios.
Mis felicitaciones.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...