martes, 19 de julio de 2011

Periodismo: "La transparencia es la nueva objetividad"


Encontré este artículo de The Economist, en inglés, y lo traduje pues me parecido interesante. En el título, lo encuentran en su versión original en inglés.


Un reporte especial sobre nuevas industrias: Imparcialidad

LA FOXIFICACIÓN DE LAS NOTICIAS
En la era internética, la transparencia puede pesar más que la objetividad.


Jul 7th 2011

Una de las más redituables organizaciones de noticias del mundo es Fox News, un canal de noticias de cable americano que es parte de la Corporación de Noticias de Rupert Murdoch. En 2010 ganaron tuvieron un beneficio de más de 800 millones por de 1.5 mil millones de dólares, según SNL Kagan, una firma más de investigación que sus rivales CNN y MSNBC contrató. Fox fué establecida en 1996 por Roger Ailes, un antiguo consejero de medios de tres presidentes Republicanos, expresamente elegido para agradar a espectadores conservadores.

Sus anfitriones estrellas, como Bill O’Reilly y Sean Hannity, ofrecen las opiniones y comentarios derechistas de manera particular, aunque el canal insista que su visión de las noticias sea imparcial. Fox es más famoso por tomar partido, que por generar grandes ingresos. Bill Shine, el número dos de Fox News, piensa que estas dos características están relacionadas. “Ofrecemos opiniones que no se muestran en ningún otro lugar” dice.

En un mundo donde millones de nuevas fuentes surgen de Internet, los consumidores son abrumados por la información y quieren que se las interpreten para ellos. Fox no es la única organización de noticias que es no tiene problemas para decir lo que piensa, y prospera en ese segmento.

Otros ejemplos incluyen el apoyo descarado de Al-Jazeera a la reforma en el mundo árabe, un Jon Stewart satírico que hace su interpretación en el "Daily Show", Rush Limbaugh es muy popular en el segmento radiofónico de los show de radio, o hasta en The Economist. Quizás muy significativa es la posición de MSNBC, que ha estado últimamente agradando a una muchedumbre izquierdista, y cuyos espectadores crecen día a día. “No es tan integralmente político como lo que hace Fox,” dice Phil Griffin, presidente de MSNBC, “pero definitivamente tenemos una sensibilidad que va creciendo, una sensibilidad de la izquierda.”

CNN, mientras tanto, continúa perdiendo contra sus más estridentes rivales, al menos en el horario central. Griffin, ex empleado de CNN, calcula que el canal ha dejado de moverse acorde a los tiempos que corren, favoreciendo el "desinterés y el descompromiso". Mark Whitaker, redactor gerente de la CNN, discrepa. Dice que su muy redituable canal es conocido por “la integridad y por evitar la opinión barata”, y por proporcionar una cobertura más global que sus rivales. “Hoy en día uno debería tener un punto de vista, pero no necesariamente estar atado a una ideología unicamente por reflejo”.

La idea que los periodistas deberían ser imparciales en el reporte de las noticias es relativamente reciente. “Mucha gente que lee periódicos los considera como a una verdadera religión, cuando son un artefacto que responden a cierto juego de circunstancias económicas e históricas,” dice Joshua Benton del "Laboratorio de Periodismo Nieman".
Quienes fundaron la patria (EEUU), nutrieron de un vibrante grupo de prensa partidaria sin licencias para periódicos, ni vigilancia del contenido. Durante el siglo XIX, se fue adoptando una posición más objetiva, por varios motivos. Se apuntaba a un público más amplio, podían aumentar la circulación y de ahí sus ingresos publicitarios. La consolidación, y la aparición de monopolios locales, también promovieron la imparcialidad. “Cuando uno es el único periódico de la ciudad, no puede arriesgarse yendo contra los liberales siendo demasiado conservador, o viceversa,” dice Benton.

Con la profesionalización del periodismo a principios del siglo 20 vino un estilo más distanciado del reportaje. En efecto, se llegó a un acuerdo entre anunciantes, editores y periodistas, dice la Universidad de Nueva York a Jay Rosen. Los periodistas consintieron en no alienarse a ningún bando de modo tal que los anunciantes pudieran apuntar sus mensajes a cada uno. De tal modo, los anunciantes obtuvieron un mercado más amplio y los periodistas consiguieron empleos estables, sin dejar de lado sus propias voces. La objetividad es “un magnífico trato entre todos los jugadores diferentes”, dice Rosen. Cuando la radio y la televisión surgieron, los locutores privados de EEUU abrazaron la imparcialidad en sus noticias informando de modo de maximizar la petición de sus oyentes y anunciantes, y evitar el problema con los entes reguladores.

En los días que corren, países diferentes tienen preferencias diferentes. En Europa el partidismo abierto en periódicos es difundido por los canales de televisión, y los medios estatales a menudo tienen lealtades partidistas: los tres canales estatales de Italia están cada uno alineado con partidos específicos, por ejemplo.

La independencia política de la BBC en Gran Bretaña es extraña, y es en cualquier caso impugnada por críticos que se quejan que se inclina demasiado hacia la izquierda. En India, 81 de los 500 canales de TV de satélite que han aparecido en los 20 años pasados son canales de noticias, la mayor parte de ellos satisfaciendo grupos políticos, religiosos, regionales, lingüísticos o étnicos específicos. Sólo unos cuantos toman un objetivo, el acercamiento pan-indio, dice Daya Thussu de la Universidad de Westminster.

Si la imparcialidad es ya la excepción más bien que la regla, Internet está erosionando. En EEUU esta situación mina monopolios locales de noticias, reduciendo ingresos publicitarios y proporcionando el acceso a una amplia variedad de fuentes alternativas, deshaciendo así el "magnífico trato" del Sr. Rosen. En Gran Bretaña y otros países donde se requiere que locutores de noticias sean imparciales, al menos en la teoría, la convergencia de televisión y la web hace que tales reglas parezcan anticuadas.

Mark Thompson, director general de la BBC, dijo en un seminario en diciembre pasado que pensaba que en el caso de los canales de noticias polémicos, las noticias "opinadas" eran "persuasivas", aunque la propia cobertura de noticias de la BBC permaneciera imparcial. Internet también ha comprimido el ciclo de las noticias, con titulares entregados al instante por smartphones, creando una demanda de análisis inmediato y opinión.

Además, Internet facilita más que nunca encontrar y sintetizar posiciones diferentes, dice Krishna Bharat, creadora de Noticias Google. La idea para el sitio se le ocurrió en los meses después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, cuando se frustraba por la ineficiencia de tener que visitar muchos sitios Web diferentes para conseguir una visión más amplia de las noticias.

Cuando las noticias provienen de múltiples fuentes, una mezcla de opiniones surtidas comienza a ser más deseable.
“Es el momento de encarar el hecho que ciertas fuentes de noticias tienen un punto de vista, y que por eso las siguen del modo que lo hacen,” dice Bharat. “Pienso que hay un lugar para todos.” Minando muchos de los argumentos tradicionales para la objetividad, Internet puede causar algo como una “Foxificación” más amplia de noticias y una vuelta al paisaje de medios más rígido y partidista que el de los siglos 18 y 19.  “Casi cada país que tiene una sociedad abierta va a tener una especie de programación de televisión de opinión,” dice Shine

Este no significa que todas las organizaciones de noticias deberían tomar posiciones abiertamente políticas. Rosen es sólo uno de muchos observadores de medios que piensan que es el momento de liberar a los periodistas del "chaleco de fuerza" que plantea suponer que carecen de opinión personal — lo que él llama “la vista de la nada” —. Los periodistas señalan su imparcialidad citando a la gente que está en bandos contrarios de un argumento y evitan sacar conclusiones, aun cuando los hechos estén claros.
“Hubo tiempos, en el pasado, cuando la CNN ha sido criticada por ser neutra — no sólo independiente —, de realmente no tener ninguna posición,” dijo Whitaker. Pero últimamente, dice, “hemos sido más fuertes en la toma de un punto de vista cuando pensamos que es apoyado por nuestro reportaje y por los hechos.”

La transparencia, es la nueva objetividad.

Un camino avanzado, sugiere Rosen, es abandonar la ideología de "la vista de la nada" y aceptar que los periodistas tienen una variedad de vistas; estar abiertos a ellos manteniéndolos bajo un estándar básico de exactitud, imparcialidad y honestidad intelectual; y usar transparencia, más bien que objetividad, como la nueva fundación para construir confianza con la audiencia. Cita la frase memorable acuñada por David Weinberger, un comentarista de tecnología, que dice “transparencia es la nueva objetividad”. En parte, esto implica a periodistas que proporcionan información por sí mismos. Por ejemplo, en "AllThingsD", un web site de noticias sobre tecnología cuyo propietario es el índice Dow Jones, todos los periodistas firman “una declaración de ética” de la información sobre acciones, relaciones financieras y, en algunos casos, su vida personal (dos periodistas están casados con empleados en grandes compañías de tecnología). “La gente confiará en usted probablemente mucho más si ellos saben de donde usted viene,” dice Rosen.

La transparencia también significa la conexión para otras fuentes y datos, algo que la web hace fácil. Los Bloggers han usado mucho tiempo esa técnica para sostener sus visitas y vistas. Ezra Klein, un blogger en el Washington Post, ha sugerido que las organizaciones de noticias debieran publicar transcripciones llenas de entrevistas en línea. Julian Assange, de WikiLeaks, un abanico de la transparencia radical si alguna vez hubiera existido uno, suscribe un argumento similar.

"Nadie puede publicar un informe sobre física sin los datos experimentales llenos y la totalidad de los resultados obtenidos. Debería ser el estándar en el periodismo,” dijo Weinberg el pasado año. Él ha observado en su blog que la transparencia prospera en un medio unido: “la Objetividad es un mecanismo de confianza en el que uno confía cuando uno no puede vincularlo a otra fuente o dato. Ahora, nuestro medio puede hacerlo.”

traducción: Almita.

6 comentarios:

Daniel dijo...

Todo un tema.
Me parece que la pretención de un periodismo de opinión científico se estrella con la forma misma de accionar de nuestro aparato conciente, donde el más mínimo dato de la realidad se interpreta, se proyecta en un lugar donde inmediatamente comenzamos a moldearlo.

Nestor Ge dijo...

Claro, termina "pueden hacerlo". Habrá que ver si quieren.

Cuando hablamos de Medio en su sentido clásico decimos que era el facilitador del flujo de información, hoy convertido, además, en creador de la información, en declive.

Las redes donde 'todos' estamos conectados son el nuevo medio -bastante inerte se me ocurre- que desplazan el poder monopólico: la noticia contada por su protagonista viaja de inmediato y se desparrama, soslayando al gran Medio e incluso proveyéndole material.

En esta velocidad luz de las noticias y opiniones por mano propia nos resulta natural que la página de Clarin tenga un texto pasando que dice de distinta manera "devuelvan a los nietos"... quién imaginaría que en el diario alguna vez habría un texto en contra de sí mismo. Sin duda que los Medios están atravesados por nosotros, hasta literlamente, como una brochette.

La transparencia que dice la nota es de alguna manera volver a lo que eran antes: nadie daba cuenta de la existencia de ellos salvo por aquel estereotipo del 'noble' impresor arremangado que enfrentaba al voraz imperio político corrigiendo las pruebas bajo una luz mortecina en la madrugada de su taller. El tema de que sea "transparente" por su mínima tergiversación creo que sólo podrá ser custodiado por los que producimos las noticias o de nuevo los Monopolios encontrarán la manera de mesmerizarnos.

Podríamos decir que el periodismo está herido de muerte al ver cómo los periodistas en la TV dicen lo que les dictan por la cucaracha o leen en su monitor, pero en verdad creo que el periodismo ha muerto porque, si todos somos periodistas, es que ya no los hay más.

Moscón dijo...

Se nota que la nota apunta a como mantener el negocio de contar el mundo.Como decía Balá,"soy mentiroso pero limpito".
Ser creíble se impone por sobre la honestidad.Por mas que seas falluto,mentiroso o advenedizo,lo importante es mantener seguidores que te quieran porque te creen.
El ejemplo vernáculo de transparencia lo tenemos en chiche gelblum.

Un Abrazo

Almita dijo...

Antes de las respuestas: del tema, conozco poco y nada. Me interesó, lo leí, lo traduje para compartirlo. Ahora sí.

Daniel: Reitero que sé casi nada, pero lo que decís, suena coherente.

Nestor Ge: Eso lo alcanzo a entender. Habrá que ver si quieren. Comprendo también la alusión al "per saltum" que impone el protagonista relatando por sí mismo lo sucedido. Tu frase de cierre, es muy elocuente. Y valientes, la verdad (recuerdo Watergate, ponele) tampoco quedan muchos.

Moscón: Juaz, el ejemplo de Chiche es muy duro... pero es cierto, antes la gente seguía, ponele, a Mónica Mihanovich (como se llamaba entonces) porque le creía.

Gracias a todos, abrazo.

Columna Norte dijo...

El artículo es más q interesante de cara a reflexionar sobre la comunicación y la información. Se agradece el trabajo de traducción que facilita su llegada a más lectores.
Un saludo,
Ikal

Severian dijo...

(che ¿hubo suicidio tuitero?)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...