sábado, 25 de abril de 2015

Acoso sexual callejero: cual mujer no lo vivió.

Primero que nada es importante distinguir entre el acoso callejero, la violencia de género, la violación, el asesinato y cualquier otra cosa. Lo que escribiré solo refiere al acoso callejero. Los problemas que vivimos las mujeres son varios, pero hay que ir desbrozandolos de a uno. Todos juntos son una babel imposible.

¿A qué mujer no le pasó alguna vez en su vida? 

En general, les ha pasado a todas. Y no una vez, varias veces. Provinientes de extraños desconocidos, miradas lascivas, gestos con la lengua, tomarse los genitales, frases "te parto al medio / te rompo toda / qué lindo culo-tetas / vení y chupamela" entre las más recatadas. En el transporte público el habitual "roce de genitales" cuando no la "acabada en el hombro mientras de arriba te miran las tetas".  Pudo haberte pasado de niña (cuando empezaste a "tomar forma" de mujer), de adolescente o de vieja. No hay límites de edad ni de estado (a algunos los movilizan las embarazadas). Todas tenemos un relato al respecto, y no importa si somos gordas, flacas, feas, lindas, culonas, tetonas, rubias o morochas. 

Eso se llama acoso sexual callejero.

No sucede solo en Argentina. En algunos países sucede más que en otros, pero no es extraño en España, Francia, Colombia, Chile, Japón, todo Medio Oriente... No es "típico" de una cultura o de un país. Es típico del machismo. Por ejemplo en Francia, los que más descaradamente acosan, son los turistas de Medio Oriente, no sé si islámicos o no. Un niño de 8 años me acosó -me apretó un pecho- en un ascensor del hotel Adaggio cuando tenía 48 años. Me quejé en la conserjería, me dijeron "es la usanza de su país". Mirá vos.

Si el problema es el machismo, el problema no son los hombres.

El machismo es una actitud de prepotencia de algunos varones con respecto a las mujeres. Es una ideología: engloba actitudes, conductas, prácticas sociales, creencias y mitos que niegan a la mujer como sujeto. Es como una "cosa" inferior al hombre. Todo lo humano que no tenga pene o no haga uso de su pene (homosexuales) son seres inferiores. Se transmite de generación en generación, y es obligación familiar darle un corte. Se debe cortar el proceso de enculturación que trata de justificar y continuar el orden social existente. Accesoriamente, los institutos educativos, pero sin la acción de la familia, no es posible.
No todos los hombres son machistas. Y muchas mujeres son machistas. Por ende el problema es el machismo. Y como en todo, solo la educación modifica el pensamiento machista. Criar desde pequeños a varones y niñas (no distingo en esto, no corresponde) con el "un no es un no", "al otro se lo respeta, no hay justificativos",  "a las nenas no se les tiran besos", y ni hablar (todos entenderán) lo que se les permite ver en tv a los niños. No se puede construír nada sobre la ruina de un niño de 7 años viendo como irrespetan a una mujer en tv, todos los santos días. Vean esos programas cuando estén solos, o que sus hijos estén en otro lugar de la casa. No expresar frases desafortunadas delante de ellos: "Mengana es una puta, se lo tiene merecido". 

De eso, no se habla:  la naturalización del problema.

A todas las mujeres nos pasó, quizás se lo contamos a alguien allegado, o un familiar -a veces no a la pareja por las connotaciones que contarle algo así puede traer, otra vez el machismo...-. Pero como se da como un hecho natural en la vida de la mujer, nada pasa de la "palmoterapia" y un abrazo. NO ES NATURAL. Hay que desnaturalizarlo. No debería ser "la normalidad", hay que visibilizarlo, contarlo, hacerlo saber. Cuesta, no es fácil, una revive el momento y como deja marcas, afecta. Pero parece que un gran número de hombres desconoce esto.  Es violencia simbólica y física, y hay que reconocerla como tal.

La voz es la mejor arma

Un día tenés que decir "basta" y si es en el transporte público, hablar en voz bien alta y decir lo que te está pasando. Si es en la calle, gritá, pedí ayuda. Llamá al 911. Tocá un timbre. Entrá a un negocio. Cuando nos callamos y no hacemos nada, también somos cómplices. Víctimas y cómplices. Es muy triste. Las mujeres somos silenciadas en la calle. Si gritamos somos "las locas".
Desde chiquitas nos enseñan que es natural el acceso de los hombres a nuestro cuerpo. Lo cual es cierto, pero si conocemos a ese hombre y tenemos un vínculo (afectivo, preferentemente, y de igual a igual) con él. Ahora bien, los hombres de la calle que no conocemos, no deberían tener "libre acceso", pero de hecho algunos lo hacen. 
Hay que romper con el miedo. Hay que atreverse y si es necesario gritar "respetame", sean uno o cinco. Mirar al agresor a los ojos, cosa que cuesta porque existe un riesgo real y tangible, y exigir respeto. Si no rompemos con el miedo, tampoco podremos liberarnos de este problema.

Dejar de restarle importancia

Es grave que te rocen en el transporte, es grave que te toquen un pecho, la cola, que se masturben a tu vista, que te muestren el miembro, es GRAVE. Están haciendote algo que no pediste, que no querés y para lo cual no diste tu consentimiento. No es algo menor. ES GRAVE. 

Que acciones emprender

Que te diga "la calle es peligrosa, cuidate" no te alcanza, no te sirve. Pero también tu cotideaneidad es diferente a la mía, y por ende, lo que a mí me sirve puede que a vos no. Hay que identificar cual es la más conveniente para nuestro día a día, y aplicar esa. Algunas prácticas serán más fáciles y otras, más difíciles. Todo dependerá del entorno.
La voz es nuestra mejor arma. Exponer el problema, desnaturalizarlo, requerir el compromiso social de quienes están en el espacio inmediato tuyo. Superar el miedo y gritar si es necesario. Si estás en el micro, y te rozan o tocan, exponé a ese hombre. Alguien va a ayudarte.
Si es posible dadas las circunstancias, quejarse ante sus superiores laborales, su encargado. Si es un grupo de trabajadores, buscá gente y andá en grupo, exponelos. 
Y jamás dejar de comentarlo en el entorno. Hacelo público en tu trabajo, con tus amigos, con tus afectos. Tenemos que dejar de invisibilizar esa forma de agresión, esa responsabilidad es exclusivamente nuestra. 

A veces es autodefensa no hacer nada. No reaccionar. Por eso tenemos que ponderar en cada caso qué es lo que nos resulte más útil y menos dañino. Si alguien nos sujetó por la espalda, y no sabemos si tiene o no un arma, la decisión no es fácil. Aprender a RE-ACCIONAR ante una ACCION inesperada.
A veces una confrontación, sirve y es útil. Hay que ponderar el entorno. Plantarse y decirle claramente al que te agredió "Me faltaste el respeto, no te di permiso" o lo que te venga en ganas, te hace sentir que pudiste contra eso. 

No tengas miedo, no tengas verguenza, tené cuidado

Cualquier situación que te inspire desconfianza, evitala. Si no podés evitarla, llamá a alguien, dale aviso a alguna persona. Si te sentís más segura llevando una cadena en la cartera, o un aerosol, llevalos. No tengas verguenza de cruzar una vereda porque la persona que viene de frente te inspira algo negativo. Procurá no intoxicarte (bebida, sustancias, etc.) porque te exponés fácilmente.

===============================================================
Si necesitás sacar afuera lo que te pasó, y eso te sirve, dejá tu comentario. Con un nombre o como anónimo, no importa. 
Empezar a sacarlo afuera y hacerlo visible es el comienzo. 
Reaccionar, es la respuesta para modificar conductas. 
Educar, es invertir en el futuro. 

Pero no pierdas de vista: el hombre, no es el enemigo. El machista, hombre o mujer, ese sí es el enemigo. 

4 comentarios:

Antonio (el Mayolero) dijo...

http://otrabuenosaires.com.ar/cuidado-con-los-50/

Almita dijo...

Gracias querido Antonio... "abrazo besos y esas cosas" :)

Iris van Kirsten dijo...

Totalmente de acuerdo con ud. Almita.
Por cierto que he pasado por situaciones de acoso sexual callejero, y lo peor es que he visto es que si protestas, y hay otras mujeres presentes, estas suelen tratarte de "amargada" como si una debiera "agradecer" la "amabilidad" del tipo o grupo de tipos que promete hacer tal o cual cosa con tus tetas, por ej,...en fin.

Anónimo dijo...

A mi me paso en el colegio. Tenia 14 Regresaba a mi casa y en el bus me di cuenta que el tipo que iba a mi lado se estaba masturbándo. me asusté (mi mama/papa jamas habló conmigo de nada que tuviera que ver con sexo, es más para mi mama sigue siendo tabú (ya tg 27)en fin) me cambié de sitio y el tipo se volvió a cambiar de sitio a mi lado. El tenía unos folders con los q se tapaba pero yo sabia que lo que habia visto era cierto. No sabia qie hacer hasta q por fin se bajó y yo estaba ahí inmóvil, asustada y pensando que quizas yo me habría equivocado o visto mal. jamas se lo conte a nadie ese pensamiento de que hablar se sexo es impropio de una mujer a veces sale a flote x el miedo a ser juzgado, si hubiera sido mas informada quizas hubiera gritado.. hoy soy mucho mas fuerte gracias a paginas como estas, Que bueno que informen de estos temas. Los felicito.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...